<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d11437695\x26blogName\x3dPiedra\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://miguelbueno.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://miguelbueno.blogspot.com/\x26vt\x3d-3564814178669287092', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

14 agosto 2016

Santolaya 2016. Villahormes, Llanes.

 Cuando Domingo Llanes Espriella (1541-1620)  mandó construir su palacio en Villahormes, desde Palermo, donde ejercía de Inquisidor del reino de Sicilia, seguro que añoraba la fiesta de Santaloya y pensó que quedaría muy guapo visto desde la ermita con toda la sierra tras él.
Hoy el palacio de la Espriella sigue luciendo desde la ermita de Santolaya y muchos devotos feligreses procesionan el ramo por los prados, sin conocer que Domingo Llanes Espriella fue un gran benefactor de la fiesta en honor de Santa Olaya, por aquella época santa Eulalia.

















09 agosto 2016

Los Carriles 2016, san Julián


 Qué pena san Julián. Coches hasta la sopa. Coches en la puerta de la iglesia. Coches bajo el roble, en la portada. Coches a ambos lados del camino. Procesión entre coches y danza prima sorteando los coches.
Lo curioso es que a dos minutos caminando, hay todo el espacio del mundo para dejar los vehículos, pero claro tienen que llegar con los …..culos, hasta la misma puerta de la iglesia.
Menos mal que levantas la cabeza y allá arriba está el Benzúa, por ahora libre de coches.
Cuesta una barbaridad hacer una fotografía sin dar publicidad gratuita a tanto carro, por eso muchas aparecen como cortadas.
Quiero dar las gracias a tantos vecinos que a pesar de todo hacen lucir la fiesta y tienen una paciencia infinita conmigo y con mis fotos. En algún caso tuve que hacerles buscar un hueco para fotografiarles en un espacio sin coches.

Piedra













06 agosto 2016

Debodes, Llanes. San Pedrín


El 1 de agosto, día de la Pachamama, celebra Debodes, (Llanes), su San Pedrín.
Desde tiempos inmemoriales, mucho antes de que el pan y el vino subiesen a los altares, se da las gracias a la madre tierra por los dones recibidos.
En Llanes se procesiona, se canta y se le baila al pan, fruto de la tierra, es “el ramo”. Un trono donde el pan se adorna con flores y se remata con una ”muñeca”, la madre tierra, vestida con traje de llanisca.
En Debodes, se está mucho más cerca de las raíces, la procesión sale de una cueva dentro del bosque, al lado del río, y los panes se acompañan por la orilla hasta el pueblo. Los vecinos ataviados con los trajes de fiesta llanisca, tocan las gaitas en su honor.
Al llegar al pueblo, colocan los panes en el centro de la plaza y comienza el baile, mientras la gaita y el tambor marcan el ritmo.
Al finalizar el baile, reparten los panes entre todos los asistentes y se coopera con un donativo para la próxima fiesta.
Este año tuve la suerte de unirme a la festividad y recoger una de las roscas de pan, con lo que la comunión con los vecinos de Debodes fue completa.
Solo me queda dar las gracias a todos, por dejarme participar en su fiesta, tan entrañable.


Pacanda, agosto 2016














04 agosto 2016

Camino de Santiago, Asturias ll. Buelna-Andrín.


 Como comentaba en la entrada anterior la ruta de hoy la hacemos por el Camino de Santiago desde Buelna a Andrín, con alguna variante para no separarnos del borde del mar, sobre los acantilados.
Todo el camino transcurre por la rasa costera de Llanes, la antigua plataforma de abrasión submarina, elevada por las pulsaciones del plegamiento  alpino entre 30 y 43 m, sobre el nivel del mar actual, surcada por algún curso de agua entre los que destaca el río Purón que talla un cañón, salvable por un puente de madera.
Las calizas de la unidad Picos de Europa, aparecen muy carstificadas con  salientes y ensenadas que originan una costa muy irregular con pequeñas calas como la de Buelna o algo mayor en la playa de Vidiago, entre acantilados subverticales.
Como ocurre en muchos lugares  de la costa llanisca, las galerías subterráneas, de cuando el nivel del mar  en la última glaciación estaba 100 m. bajo el actual, se inundan en marea alta y el agua presionada sale por los sifones, originando los bufones, bramadorios o resollos, que así son  llamados los surtidores de agua a gran altura. Nosotros pasamos junto a los bufónes del Palu (Arenillas), cerca de río Purón.
El camino transcurre entre prados de ciega con sus tonalidades de verdes cambiantes, según esté la hierba  de corta. A veces repletos de flores amarillas del diente de león (Taraxacum officinale) o rojas del trébol rojo (Trifolium pratense).
Queremos destacar, para que no se lo pierdan, los espectaculares madroños (Arbutus unedo), a la salida de Buelna, camino de su playa. Los madroños los hemos visto autóctonos en el curso medio del río Ereba en Nueva de Llanes. Estos creemos que serán cultivados. Están cargados de frutos y seguro serán todo un espectáculo en otoño.
También nos sorprendió por su belleza la gran acacia de Constantinopla (Albizia julibrissin) en el camping la Paz de Vidiago. Repletas de flores rosas en agosto. Esta albizia es muy rara verla en Asturias.
Y por doquier, sobre todo en Pendueles, los macizos de hortensias multicolores adornando el caserío.
Recomendamos a los amigos que decidan hacer la ruta, bajar a la playa de Vidiago desde el camping, seguro que no se arrepienten, aunque tenga que subir más tarde al camino oficial, para continuar su peregrinar.
Podemos ver al cormorán grande (Phalacrocorax carbo), secándose en los acantilados. Sus plumas no son completamente impermeables para aumentar el peso, y bucear con facilidad. Después las ponen a secar.
Acabamos la ruta en Andrín, donde volvimos a coger el bus playero que nos llevó de vuelta a casa. El casco antiguo de Andrín es otra belleza, he querido mostrar su lavadero público, por lo bien cuidado que se mantiene, aunque no pueda hacer la competencia a las lavadoras.

Piedra